29 ago. 2014

Mover, rotar, o modificar un objeto que, en realidad, no está ahí. La técnica de la edición fotográfica en dos dimensiones roza a veces el milagro. Mientras el listón está cada vez más alto para la fotografía tradicional, la imagen en tres dimensiones es un mundo relativamente nuevo. Ahora, un nuevo software experimental desarrollado por investigadores de la Universidad Carnegie Mellon y la Universidad de California, sube un escalón: mover objetos de la imagen en el plano tridimensional y mostrar facetas de ese objeto que ni siquiera hayan sido capturadas por la cámara.





¿Cómo se puede modificar algo que ni siquiera existe? Tiene su truco. El software se alimenta de varias bases de datos de objetos tridimensionales; elige el más parecido y completa la información geométrica, de volúmenes, texturas, iluminación y temperatura del color. En su investigación, los creadores, dirigidos por Yaser Sheikh, explican que mediante el estudio de la estructura y la simetría, la herramienta puede llenar los espacios en blancos para volver a crear el objeto en su totalidad, o al menos, hacer una estimación de cómo sería.




“En el mundo real estamos acostumbrados a manipular cosas, levantarlas, moverlas… hemos creado un espacio en el que haya esa misma libertad de manipulación cuando se edita una foto”, afirmó Natasha Kholgade, del Instituto Carnegie Mellon, y una de las creadoras de esta beta que se puede descargar gratis en la página del Carnegie Mellon. "En lugar de editar 'lo que vemos' en la fotografía, nuestro objetivo es manipular 'lo que sabemos' sobre lo que hay detrás de la imagen".
Aún tiene puntos débiles. Los modelos de los que se alimenta la herramienta para completar las imágenes ya existentes son limitados y no siempre se ajustan de forma perfecta. Según los creadores, los puntos de error surgen sobre todo por el envejecimiento de la imagen o la iluminación, por lo que el software tiene la capacidad de medir la iluminación ambiental que tendrían las partes del objeto que no se ven y replicarlas.


Esta nueva herramienta fue en parte financiada por un premio de investigación de Google y presentada hace dos semanas en la conferencia SIGGRAPH —considerado el foro más prestigioso en el ámbito gráfico por ordenador— en Vancouver (Canadá). El diseño original fue para imagen digital. Sin embargo, los investigadores descubrieron que también se puede usar en fotos tradicionales, pinturas y como técnica para hacer animación a través de imágenes fijas. Crearon como ejemplo un ave de origami que, sobre la palma de una mano, se gira y levanta el vuelo hacia el fondo de un pasillo. El mismo vuelo que ya ha comenzado el 3D.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario